GRACIAS, RAMÓN LUIS

También los empresarios y autónomos no solo se han congelado los sueldos, sino que además, para que sirva de ejemplo, han cerrado sus comercios y empresas

El ojo público.
Estamos emocionados. Satisfechos. Llenos de orgullo patrio. Y además, damos gracias a Dios del favor que nos hace, teniendo de jefe, boss, dueño y señor de todos nosotros, al inefable, ínclito y magnífico Ramón Luis Valcárcel, presidente de esa cosa que unos llaman Comunidad Autónoma, Cacicato o sencillamente Imperio. Hoy, día 23 de septiembre de 2009, ha anunciado, urbi et orbi, para ejemplo de las generaciones futuras, que ha dado y firmado una real orden al objeto de que ni uno solo de los altos cargos regionales, diputados, alcaldes y concejales de la sufrida Región de Murcia, se suban los sueldos, que queden congelados.

Naturalmente nosotros, la plebe, no nos hemos podido quedar fríos. Hemos sentido que una corriente de entusiasmo ha recorrido nuestras venas a impulsos de esa sangre que nos eleva encima de otras comunidades autónomas. La suerte está echada, porque además, el diario porno de la Región, ha titulado a toda página, en su magnífica primera página, y en las interiores, la decisión firme de nuestro primer jefe.

El entusiasmo, indescriptible, nos ha llegado también por la vía del chantaje emocional, sabiendo como sabemos, que los cargos públicos regionales cobran unos pobres sueldos que generalmente superan los tres mil eurillos, algo así como quinientas mil pelas franquistas. Y que como compensación, que lo es, de que también se han congelado las pensiones, las subvenciones a los parados y a esa multitud de funcionarios y trabajadores, que siguen logrando que España no se hunda. También los empresarios y autónomos no solo se han congelado los sueldos, sino que además, para que sirva de ejemplo, han cerrado sus comercios y empresas. Un gesto apoteósico que demuestra que Murcia is not typical, eso que ya suena por las calles españolas, como el invento del siglo, el no va más de esta Murcia de nuestros amores.

Gracias, Ramón Luis, querido presidente, por tu gesto que ha merecido el aplauso de la multitud, de ese pueblo que vive con el agua al cuello, pero que se alegra de tus grandes ideas. Eres el mejor, pijo….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s