Manuel Pinteño en la calle

Su familia le esperaba en la puerta.
Enhorabuena Manuel tu lucha no ha sido en vano.

Después de casi treinta y tres años de prisión, salió por fin libre Manuel Pinteño.  Hasta el último momento la Audiencia de Alicante le ha puesto las cosas difíciles, ya que el auto de libertad se firmo el día 1 por la tarde, y por trámites burocráticos de esta Audiencia, su puesta en libertad se retraso casi dos días.

Manuel está feliz y contento, disfrutando de su familia y amigos, y agradece enormemente el apoyo y la solidaridad que a lo largo de todos estos años en prisión ha recibido de personas y colectivos.

En estos momentos todavía no es muy consciente de la libertad y no puede él personalmente dar las gracias, pero nos ha pedido que lo hagamos en su nombre y más adelante lo hará el personalmente.

SALUD Y LIBERTAD!!


´Acabo de nacer´

El Pinteño estrena libertad después de 33 años entre rejas y abandona la prisión de Granada sereno

MERCEDES GALLEGO. ALBOLOTE(GRANADA) Manuel Pinteño Sánchez ha dejado de ser el preso que más tiempo seguido ha permanecido encarcelado en España y a las 14.08 horas de ayer pudo por fin respirar en libertad el aire frío que desde Sierra Nevada soplaba contra la prisión granadina de Albolote, última estación de su largo vía crucis con la Justicia.

Ligero de equipaje tras 33 años entre rejas (sólo llevaba consigo un bolso de plástico medio lleno cuando atravesó las puertas del penal) el ya ex delincuente más famoso de la provincia y el reo sin delitos de sangre, terrorismo o sexuales con el historial penitenciario más prolijo del país no pudo contener las lágrimas al encontrarse con la sorpresa de que cuatro de sus seis hijos se habían desplazado desde Elda, donde reside la familia Pinteño, para abrazar a un padre, al que algunos de ellos sólo han conseguido ver a lo largo de sus vidas gracias a los vis a vis.

Como el pequeño, Daniel, quien momentos antes del reencuentro aseguraba con cierto nerviosismo que únicamente había estado con él en sus visitas a las prisiones en las que ha estado. Aunque no es que el resto de sus hermanos haya corrido mejor suerte. Basta con reparar en que el progenitor entró en la cárcel con 19 años, hace de eso 33, y que sus retoños tienen en la actualidad 34, 32, 30, 27, 25 y 24 para calcular el tiempo que han podido compartir. No mucho.

De ahí la emoción contenida, las muestras de cariño y los ojos húmedos que protagonizaron los primeros minutos de El Pinteño en libertad. “Acabo de nacer” o “aquí el aire es puro, no como el que se respira dentro“, fueron algunas de las primeras frases que el ex recluso acertó a pronunciar mientras sus vástagos le llevaban en volandas fuera del penal entre bromas, risas y lágrimas.
“Todas las cárceles son iguales, fascistas, represoras… pero hemos llegado al final, ¿no?”, preguntaba con signos visibles de mareo y desconcierto, a lo que uno de su hijos acotó mientras le echaba un brazo por encima de los hombros: “No te lo crees, ¿verdad papa?”.

Haciendo gala de la educación y del sentido del humor que siempre ha exhibido en sus reiteradas comparecencias ante jueces y medios de comunicación, Manuel Pinteño hasta encontró el momento, en medio de tanta emoción, para no dejar sin atender a los periodistas desplazados hasta las puertas del centro penitenciario y que también fueron testigos del cambio de imagen del eldense desde su última aparición pública en Alicante, cuando fue trasladado hace cuatro años hasta el Palacio de Justicia de Benalúa para la repetición del juicio por el motín de Fontcalent, una asonada que le lanzó a la fama, por la que le impusieron 80 años de prisión y cuyo desenlace habría sido más sangriento (murió un interno apuñalado) sin su intervención, según ha hecho constar expresamente el juez que investigó el caso, el magistrado Luis Segovia. 
Lejos del aspecto a medio camino entre ex combatiente del Vietnan y hippy de los 60 que lució en aquella ocasión, el Manuel Pinteño que desde ayer nada adeuda a la Justicia apareció ante los ojos de sus hijos caminando tranquilo, sereno, sin barba, con el pelo canoso cortado y enfundado en un pantalón y una cazadora vaquera que no lo hacían muy diferente de otra persona de su misma edad (53 años) que no hubiera pasado más de media vida entre rejas.

El propio director del penal granadino, Nahum Álvarez, confirmaba a este diario el buen estado del interno “a pesar del tiempo que lleva dentro” y explicaba, momentos antes de la excarcelación, cómo se buscó la fórmula para que abandonara la prisión “porque era el momento“.

Arropado por sus hijos y sin perder la sonrisa, aún cuando volvió a quejarse de la situación por la que ha atravesado (de los 33 años preso 24 ha estado en completo aislamiento), Manuel Pinteño quiso que su primer almuerzo en libertad fuera, además de con los suyos, con dos miembros de los colectivos libertarios que llevan varios años luchando por la refundición de las condenas que ha conducido a su puesta en libertad. Grupos activos, como el de Elda-Petrer, que ayer compartieron una alegría de la que Josefa, la madre de Manuel, fue la que, sin duda, más disfrutó: por abrazar a su hijo y porque hasta anoche no supo que iba a poder hacerlo tan pronto. “No le hemos dicho nada para que se ponga nerviosa“, contaba por la mañana uno de los hijos de El Pinteño que, además, le han dado ya nueve nietos. Pero a Josefa, pese a la falta de información y a sus setenta y tantos, la llegada de su único hijo varón no le ha pillado desprevenida. “Ya le ha preparado la habitación y hasta le ha comprado un ordenador”,  aseguraba Daniel

Fuente: http://www.poesiasalvaje.org/fuego/noticia/70/manuel-pinten

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s