Sobre la lucha estudiantil: unos aspiran a ser complemento inútil de lo existente, otros luchan.

En las últimas semanas, por diversos motivos conocí diferentes personas pertenecientes a asambleas de estudiantes, las cuales tenían contacto con otras a las que me interesé en conocer… Hablamos de luchas (victoriosas) en Madrid para evitar que se quitaran horas de clase convirtiéndolas en tutorías (¡para lograrlo los alumnos hicieron huelga de exámenes!), de campañas contra los consejos de estudiantes vendidos (también en Madrid), de sindicatos de estudiantes revolucionarios que, presentándose como tales, logran mayoría en los órganos de representación (y en comunidades tan conservadoras como Valencia).Mientras, en Murcia, mucha gente de la asamblea de estudiantes tiene miedo a criticar al CEUM de Lorente…y lo que es peor, intentan evitar que los demás lo hagamos.

Cuando mi expediente disciplinario (hoy con la sanción reducida a la mitad y recurrido en vía judicial) comenzaba a andar sus pasos, me enteré de que algunos peces gordos se dirigieron a la asamblea (alguno de cuyos miembros tenía problemas análogos al mío por otras causas) y les hicieron responsables de mis palabras, cosa que los otros enseguida desmintieron (y con toda la razón) diciendo que yo iba por libre. Unas críticas frontales a los órganos de poder de la universidad eran inasumibles para muchos, como hoy lo son para quienes dicen a la delegación de derecho que no se hacen responsables (también con mucha razón, porque yo no respondo ante nadie de lo que libremente digo) de mis críticas.

Todo ello constituye un legítimo ejercicio de libertad, lo que ya no me parece bien es que yo escriba en la lista de la asamblea de estudiantes y alguien intente censurarme por criticar al CEUM con palabras del tipo “ya tienes tu foro y tus eventos para expresarte”, o que otros se rasgen las vestiduras porque denuncio las conductas poco éticas de éste y otros órganos en el foro. Estas actitudes tienen su causa, aparte de en una repulsiva aversión por la disidencia (que tanto daño ha hecho al comunismo en tiempos de Stalin y otros tiranos) en la esperanza que un sector de la asamblea de estudiantes tiene en hacer buenas migas con el actual CEUM, pensando que así podrán tener una cierta influencia (algo así como si yo me meto en el PP pensando que lo voy a hacer de izquierdas), tendría que ser muy ingenuo para no darme cuenta de que todo lo más que conseguiré será una poltrona para mi trasero (que ya es algo).

Es incomprensible que a día de hoy alguien piense que teniendo un silloncito en la macroestructura del mamoneo estudiantil (convenientemente controlada por otros) va a poder cambiar algo, máxime tras la experiencia de Victor Egio, miembro de la asamblea y vicepresidente del CEUM en su año más nefasto (el precedente a la implantación de Bolonia, año en el que aparte de pedirse a Cobacho que me expedientase por criticarle, no se hizo absolutamente nada contra la amenaza del nuevo plan, estando hoy como estamos por esa causa). Y eso es lo que nos diferencia de otras universidades donde los estudiantes rebeldes se han dado cuenta de que la única alternativa para cambiar el estado de cosas provocado por el oficialismo es hacerle frente, no integrarse en él, máxime cuando éstos estudiantes son una minoría sin capacidad de influencia y lo seguirán siendo mientras no se muestren como una alternativa radicalmente distinta de la podredumbre que tenemos hoy. Querer llevarse bien con quienes demuestran día a día que consideran la representación estudiantil como un negocio, sólo servirá para perpetuar su mamoneo, dándoles la legitimidad adicional de ser “plurales” (por tener un representante aislado de su disidencia en su interior). Mientras no tengamos la mentalidad y el valor de la gente de la UV (por ejemplo) y planteemos una alternativa frontalmente opuesta a la basura política que hoy tenemos, seguiremos en la triste tesitura de que nuestra “oposición” se reduzca a ser el complemento folklóriko-legitimador de quienes hoy venden los órganos de representación al rector.

La tribuna del jurista seguirá siendo un baluarte de lo políticamente incorrecto, pese a quien pese y caiga quien caiga.

Murcia.

José Mateos.

Estudiante de Derecho explulsado de la Universidad de Murcia.

Fuente Indymedia Sureste

Leer tambien en alasbarricadas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s