[video] Fugarse del infierno, un pequeño homenaje a Xosé Tarrío

Nadie puede negar que, en el estado español, la COPEL (Coordinadora de presos españoles en lucha) ha sido uno de los ejemplos más significativos de lucha colectiva dentro y fuera de las prisiones y que tuvo lugar a raíz de la amnistía de presos políticos, tras la muerte del dictador Franco. Esta amnistía y la consiguiente politización social, sirvieron de estímulo a los llamados presos comunes, para reivindicar una amnistía total y el reconocimiento de unos mínimos derechos para las personas presas a finales de los años 70. Este impulso, fue el que años más tarde, retomarían los presos organizados en la Asociación de Presos en Régimen Especial (APRE) en los años 80 y posteriormente en su reconstitución a inicios de los 90. Precisamente fue en el año 1991, cuando el responsable de Instituciones Penitenciarias, Antoni Asunción, impuso a través de una circular interna, la aplicación del Fichero de Internos de Especial Seguimiento, con el fin de acabar con todas las protestas y motines que se producían en prisión. Para ello elaboró la estrategia de construir una prisión dentro de la propia prisión, celdas con unas inhumanas condiciones de aislamiento, en las que los presos señalados como peligrosos y conflictivos, desaparecían y eran tragados por la propia prisión. Con esta medida, un grupo de unos 30 presos, fueron dispersados en 3 prisiones preparadas para dicho encierro. Poco después de la aplicación de este tipo de confinamiento, Salhaketa-Iruña promueve el inicio de la denuncia contra el FIES.
En todos esos años en que los presos más combativos fueron confinados en ese tipo de encierro, las luchas colectivas dentro de las prisiones, desaparecieron y se prodigaron las denuncias individualizadas. La liberación de Patxi Zamoro, conseguida gracias a la labor de la Coordinadora en Solidaridad con las Personas Presas (CSPP), y la publicación por la editorial Virus del libro de Xosé Tarrío, “Huye hombre huye. Diario de un preso FIES”, propiciaron posteriormente una nueva situación de fugaz lucha colectiva en el interior de las prisiones, que un grupo de presos en el FIES de Jaén II decidieron impulsar dentro y fuera de las cárceles. Y es precisamente de estas contribuciones, de la labor de denuncia de Salhaketa, de la lucha desde el FIES y fuera de él de Patxi Zamoro y Xosé Tarrío, de la publicación de dicho libro por parte de Virus, de donde pretendemos partir para hacer nuestro análisis, a la vez que recordar a nuestros compañeros, que nos dejaron un digno y emotivo recuerdo y su ejemplar ímpetu de lucha contra las prisiones.
A cinco años de la muerte de Xose Tarrío, su imborrable recuerdo sigue profundamente vivo. La lucha continua.

Ver video pinchando aqui

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s